Encuentran en Jerusalén un sello que coincide con 2 Reyes 23:11

Hace unos días dieron cuenta del hallazgo de un trozo de cerámica con la imagen del dios egipcio Bes en el Parque Arqueológico de la Ciudad de David en Jerusalén, ahora los arqueólogos han anunciado el descubrimiento de un sello impreso en una bulla (pequeña piedra usada como amuleto o para sellar documentos en la Antigüedad) que data de hace 2.600 años.

En este caso la pieza de cerámica, que pudo formar parte de un anillo que su propietario utilizaba para firmar documentos, apareció en las ruinas de un edificio destruido por el fuego en 586 a.C., durante la toma de Jerusalén por Nabucodonosor II de Babilonia.

La ciudad fue completamente arrasada, el templo de Salomón destruido y la mayoría de los ciudadanos de la élite trasladados cautivos a Babilonia. Tan solo se permitió quedarse a una pequeña parte de campesinos para seguir cultivando la tierra.

En el mismo edificio se hallaron vigas de madera quemada, restos de un suelo de yeso pulido hundido y numerosos fragmentos de cerámica carbonizada, lo que sugiere su destrucción por un gran incendio.

El sello, de apenas un centímetro de ancho, lleva una inscripción en la que se lee: (perteneciente a) Nathan-Melech, Siervo del Rey. Según los arqueólogos el nombre Nathan-Melech aparece en una ocasión en La Biblia, en el segundo Libro de los Reyes (23:11), donde se le describe como un funcionario de la corte del rey Josías, que fue rey de Judá entre 639 y 608 a.C., en cuyas importantes reformas participó.

2 Reyes 23:11 Quitó también los caballos que los reyes de Judá habían dedicado al sol a la entrada del templo de Jehová, junto a la camara de Natán-melec eunuco, el cual tenía a su cargo los ejidos; y quemó al fuego los carros del sol.

Según el dr. Mendel-Geberovich, el hecho de que a este funcionario se le mencionase solo por su nombre de pila indica que era muy conocido, y por tanto no había necesidad de añadir su linaje familiar. También apunta, que, aunque no es posible determinar con toda certeza que el Nathan-Melech mencionado en la Biblia sea el mismo que el dueño del sello, existen ciertos detalles que los relacionan.

Fuente: https://www.labrujulaverde.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *