Que no sea vencida tu resistencia

Todo Rey lo ha sentido

Todo Presidente lo ha sentido

Todo Soldado lo ha sentido

Todo Atleta lo ha sentido

Todo Sacerdote lo ha sentido

Todo Líder lo ha sentido

Todo Campeón lo ha sentido

Toda persona Victoriosa y Ganadora lo ha sentido

El deseo de Renunciar

Pero hoy yo te digo: No Renuncies, no importa sino tienes dinero , si no tienes ayuda, si no tienes familia o amigos, si todos te abandonaron, si no te quedan fuerzas y se ha decaído tu ánimo; No Renuncies. Recuerda las palabras del salmista David , aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá (Salmos 27:10).

No Renuncies, no lo hagas, aunque te tome el doble de tiempo, no lo hagas, aunque te tome el doble de esfuerzo, no lo hagas aunque las circunstancias cada dia sean mas duras, no lo hagas.

Esfuérzate y sé Valiente, no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas (Josué 1:9).

Quizá no seas el más rápido ni el más ágil

Quizá no tengas mucho que dar

Quizá no seas el más fuerte

Tal vez estás perdido y desorientado

Tal vez te encuentras derrotado y sin esperanzas

Tal vez estés en el valle de la desesperación

Como Tu, el apóstol Pablo también se sintió así, pero No Renunció sino que lleno de fe dijo: Estamos atribulados en todo mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos (2 Corintios 4:8-9).

Si; tu haces la diferencia, así cansado como estas, en medio de tu debilidad y aun después de haber cometido errores; tu haces la diferencia.

hay algo que faltaría si tu no estuvieras, habría algo que todos extrañarían, si no estuvieras allí; tú si haces una diferencia.

Sigue corriendo, no te detengas. No importa que hayas dejado el redil, aun estas a tiempo para volver a casa, hay alguien que te espera, hay alguien que aguarda por ti, NO LO DES TODO POR PERDIDO, sigue haciendo lo mejor con lo que tienes.

Probablemente nunca rompamos ninguna cinta, nunca obtengamos un trofeo o un cartón profesional, pero si aprendemos a mantenernos en Cristo estaremos bien.

No voy a mentirte, muchas veces he sentido no poder seguir, he querido no volver a levantarme, he pensado en renunciar; he visto días tan oscuros que he creído no encontrar la luz, me he encontrado en laberintos de los que no imagine poder salir.

Pero mantuve la fe, perdí muchos amigos, perdí mucho tiempo, perdí mucho dinero, perdí las fuerzas, perdí el valor, perdí todo lo que consideraba importante en mi vida, en un momento; perdí la esperanza, pero me mantuve de rodillas, seguí creyendo, en la soledad seguí creyendo, traicionada seguí creyendo, humillada seguí creyendo, en la desolación seguí creyendo.

Si pierdes tu cónyuge, mantén la fe

Si pierdes tu trabajo, mantén la fe

Si pierdes un hijo, mantén la fe

Si te enfermas, mantén la fe

Si las puertas se hacen de bronce, sigue creyendo

Si tu paso se hace pesado y el camino escabroso, sigue creyendo

Tu, sigue creyendo

Recuerda que la fe no hace las cosas sencillas, las hace posibles

Hoy Dios te dice: He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo. Buscarás a los que tienen contienda contigo, y no los hallarás; serán como nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen la guerra. Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo (Isaías 41:10-13)

¡QUE NO SEA VENCIDA TU RESISTENCIA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *