LOS 10 MANDAMIENTOS

NÚMEROMANDAMIENTOCITA BÍBLICADESCRIPCIÓN CATEGORIA
1No tendrás dioses
ajenos delante de mí
Éxodo 20:3Delante de mí. Significando “frente a mí”, una expresión sumamenteapropiada a la luz de los versículos que siguen inmediatamente. Todos los falsos dioses están en oposición al verdadero Dios, y el culto a los mismos es incompatible con el culto a (Jehová). Cuando Israel se apartaba del culto al Dios
único y verdadero, se hundía en la confusión religiosa (Jue. 17, 18).
En contra Dios
2No te harás ídolos,
no los adorarás ni te
postraras a ellos.
Éxodo 20:4-5El modo o la forma del culto apropiado al único Dios prohíbe toda
intención de representarlo o caricaturizarlo con el uso de nada que Él haya hecho. Aquí la cuestión no era una censura total de la
expresión artística, sino la absoluta censura de la idolatría y de la falsa adoración. Su contravención afectaría gravemente a las generaciones posteriores porque el Señor exigía una plena y exclusiva devoción, esto es, Él es un Dios celoso (cp. 34:14; Dt. 4:24; 5:9). El culto de representaciones hechas por el hombre
era nada menos que aborrecimiento del verdadero Dios.
En contra Dios
3No tomarás el
Nombre de Jehová
tu Dios en vano.
Éxodo 20:7Tomarás el nombre… en vano. Usar el nombre de Dios de manera que caiga una afrenta sobre su carácter o sus obras era usar su nombre con irreverencia. Dejar de cumplir un juramento en el que su nombre hubiera sido invocado de forma legítima (cp. 22:10, 11; Lv. 19:12; Dt. 6:13) significaba poner su existencia en duda, por cuanto se hacía evidente que la parte culpable no tenía consideración alguna por el Dios cuyo nombre había usado para dar apoyo a su integridad. Pero para el creyente en la era de la iglesia, el uso del nombre de Dios no es una verificación necesaria de su intención y fiabilidad, por cuanto su vida ha demanifestar veracidad en todas las ocasiones, de modo que su “sí” sea “sí” y su “no” sea “no” (Mt. 5:37; Stg. 5:12).En contra Dios
4Acuérdate del día
de reposo para
santificarlo.
Éxodo 20:8El día de reposo. Cp. 31:12–17. Cada séptimo día pertenecía al Señor y no debía ser un día de trabajo, sino un día apartado (es decir, santo) para reposo y para tiempo dedicado a la adoración de Yahweh. El término “sábat” procede de “reposar o cesar del trabajo”. El precedente histórico para esta observancia tan especial era la semana de la creación, un período de tiempo idéntico a lo que el hombre copiaba en la práctica. Cada sábat debiera haber recordado al adorador que el Dios al que alababa había ciertamente hecho todo en los dos ámbitos de la existencia en seis días de veinticuatro horas. El sábat, por lo tanto, se mantendría como refutación de las ideas evolucionistas que predominan en la falsa religión. Moisés, en la reseña del Decálogo, también vinculó la
observancia del sábat con el éxodo de Israel de Egipto, y especificó que por esta causa debía ser guardado por Israel (Dt. 5:12–15).
Cosa significativa, el mandamiento para el sábat nose repite en el NT, mientras que los otros nueve sí. De hecho, queda anulado
(cp. Col. 2:16, 17). Al pertenecer de forma especial a Israel bajo la administración mosaica, el sábat no podía ser aplicado al
creyente de la era de la iglesia, porque está viviendo en una nueva administración.
En contra Dios
5Honrarás a tu padre
y a tu madre.
Éxodo 20:12Honra a tu padre y a tu madre. La clave para la estabilidad social es la reverencia y respeto a los padres y a su autoridad. La promesa
anexa relacionaba de manera primordial el mandamiento con la vida en la Tierra Prometida y recordaba al israelita el plan
que Dios había ideado para Él y para su pueblo. Dentro de las fronteras de su territorio, Dios esperaba que no tolerasen la delincuencia juvenil, que en su esencia es una abierta irreverencia hacia los padres y la autoridad. Se podrían aplicar severas medidas, como el castigo capital (cp. Dt. 21:18–21). Una de las razones para el exilio babilónico fue que se había dejado de honrar a los padres
(Ez. 22:7, 15). El apóstol Pablo individualizó esta promesa nacional al aplicar la verdad a los creyentes en su tiempo (cp. Mt. 15:4; Mr. 7:10; Ef. 6:1–3). 20:13–15 Cp. Ro. 13:9
En contra de
nosotros
6No matarás.Éxodo 20:13Matarás. La irreversible naturaleza de la pena de muerte sobre cada homicida que matase intencionadamente a otra persona (cp. 21:12; Nm. 35:17–21) se levanta sin paralelo en la literatura y códigos legales del antiguo cercano Oriente (cp. Gn. 9:5–6). Además, la condición sagrada de la vida humana resalta en los pasajes que tratan acerca del homicidio involuntario. El accidente con consecuencia de muerte conllevaba con todo la pena de
destierro en la ciudad de refugio para quien matase sin intención, hasta la muerte del sumo sacerdote. Una cuidadosa evaluación de la palabra que empleó Moisés (una de siete palabras diferentes para matar, y que se usa solamente cuarenta y siete veces en el AT) sugiere una traducción amplia de “matar, dar muerte”, pero denotando el arrebatamiento de vida bajo un sistema legal donde tendría que responder a las estipulaciones de un código, con independencia de si había matado de manera intencionada o no. Por este mandamiento, se recordaba y exhortaba a los hombres que debían esforzarse por ser cuidadosos en los asuntos de la vida para que, a escala personal, nadie muriese a manos de ellos. vea la nota sobre 21:12–14 (cp. Mt. 5:21; Stg. 2:11)
En contra del
prójimo
7No cometerás
adulterio.
Éxodo 20:14Adulterio. Aplicable tanto a hombres como a mujeres, este mandamiento protegía la condición sagrada de la relación matrimonial. Dios había instituido el matrimonio en la creación del hombre y de la mujer (Gn. 2:24) y lo había bendecido como medio de llenar la tierra (Gn. 1:28). La pena por la infidelidad en la relación conyugal era la muerte (Lv. 20:10). El adulterio era también conocido como “tan grande pecado” (Gn. 20:9) y como “este grande mal, y pecar contra Dios” (cp. Gn. 39:9; Mt. 5:27; Stg. 2:11). En contra de
nosotros
8No robarásÉxodo 20:15Hurtarás. Cualquier adquisición deshonesta de los bienes de otra persona perturba enormemente el derecho a la propiedad privada, que es un importante principio para la estabilidad de la sociedad. En contra del
prójimo
9No darás falso
testimonio ni
mentirás.
Éxodo 20:16Falso testimonio. La justicia no queda servida por un testimonio falso. En la práctica todas las sociedades han reconocido este principio y toman juramento a todos los testigos en los tribunales de qué dirán la verdad y nada, sino la verdad. En contra del
prójimo
10No codiciarás.Éxodo 20:17codiciarás. Los pensamientos y deseos del corazón no escapan a la atención. Un intenso anhelo por tener lo que pertenece a otro es malo. Este décimo mandamiento sugiere que ninguno de los anteriores nueve mandamientos son solamente acciones externas sin relación con los pensamientos internos (cp. Mt. 15:19; Ro. 7:7; 13:9). En contra del
prójimo
Fuente: Biblia Macarthur
Aunque la mayoría de los Diez Mandamientos indican lo que no debemos hacer, también
representan lo que debemos hacer. El Señor Jesucristo resumió los Diez Mandamientos
en tres principios: El amor por el Señor, el amor por nuestros semejantes y el amor por
nosotros mismo:

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu
mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás
a tu prójimo como a ti mismo
.

Mateo 22:37–39